28.06.2019

Mensaje de los Obispos suizos 2019

 

Domingo del Migrante

Mensaje de los Obispos suizos

29 septiembre 2019

"No se trata sólo de migrantes"

   

Queridos hermanos y hermanas,

"No se trata sólo de migrantes"

Al elegir este tema para la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, el Papa Francisco pone énfasis, una vez más, en una de las principales orientaciones de su pontificado. ¡Cuántos llamamientos repetidos en favor de los migrantes, refugiados, personas desplazadas y víctimas de la trata de seres humanos! Nos pide que compartamos su profunda preocupación por todos los habitantes de las periferias existenciales. El que tiene hambre, el que tiene sed, el extranjero, el que no tiene nada que ponerse, el enfermo, el preso que llama hoy a nuestra puerta, es Jesús mismo el que pide ser recibido y ayudado.

Sin embargo, el mensaje de este año tiene una originalidad incluida en el título mismo. Si no se trata sólo de migrantes, ¿de quién más entonces? Sin rodeos, el mensaje da una clave explícita para la lectura: se trata de vosotros y de mí. Se trata de cada uno de nosotros, de todos nosotros, de nuestros miedos, de nuestras esperanzas. La pregunta continúa. ¿De qué manera nos anima e invita Dios? ¿En quién nos estamos convirtiendo? ¿Qué tipo de sociedad estamos preparando para aquellos que vendrán después de nosotros?

El migrante, el refugiado no está ahí para asustarnos. Sin embargo, a menudo despierta miedos ocultos, miedos instintivos. La presencia de migrantes y refugiados nos aleja de nosotros mismos. Es como una llamada, como una invitación permanente que la fe cristiana no cesa de activar para nuestras memorias olvidadizas: cada hombre es un hermano. Y el migrante que es hermano me ayuda a comprenderme mejor, a conocerme mejor. Como el Evangelio para el cristiano, el hermano me devuelve una imagen de mí mismo, a la manera de un espejo. ¿Por qué tendría que dar miedo el hermano? Tal vez, como lo indica el mensaje del Papa, "porque falta preparación para este encuentro.” [1] Si la mera presencia del migrante despierta nuestros temores, atrevámonos a mirarlos a la cara y a contrarrestarlos apoyándonos en la experiencia y la enseñanza del Evangelio. ¿Quién es este hombre que viene por mar? "No temáis, Jesús dirá, soy yo" (Mt 14,27). La ampliación de la reflexión del Papa nos obliga a considerar la cuestión de la migración, no en sí, apartada de nuestros arraigos humanos y cristianos. Es importante abordar esta cuestión en profunda resonancia con lo que constituye nuestra cultura, nuestra identidad. Desde lo más humano hasta lo más específicamente cristiano, su propósito cambiará bajo múltiples aspectos, para que cada ser humano pueda reconocerse a sí mismo y encontrar el lugar que le corresponde.

No se trata sólo de los migrantes: se trata de nuestra humanidad; se trata de toda la persona y de todas las personas; y más, se trata de no excluir a nadie; se trata de caridad; se trata de poner los últimos en primer lugar; se trata de construir la ciudad de Dios y del hombre. Cada uno de estos párrafos nos lleva a comprender al final que "no solamente está en juego la causa de los migrantes, no se trata sólo de ellos, sino de todos nosotros, del presente y del futuro de la familia humana.” [2]

Si el fenómeno migratorio es un signo de los tiempos, ¿seremos capaces de leerlo en su verdadero nivel de significado, en lugar de señalar a los migrantes, refugiados y solicitantes de asilo como responsables de cada problema que afecta a nuestras sociedades?

En la perspectiva de la Jornada dedicada a ellos, el Papa invitará a los migrantes, a las personas desplazadas con las organizaciones que les acompañan a una Eucaristía especial en la Plaza de San Pedro. ¡Su gesto podría inspirar el nuestro! Esto sería un paso significativo para responder a la luz del Evangelio. En efecto, este Evangelio de Cristo nos lo muestra junto a los pequeños, los pobres. ¿Tendrán siempre derecho sólo a las migajas del banquete (cf. Lc 16, 19-21)? Desde su primera Exhortación, el Papa Francisco ya nos manifestó el deseo de una ‘Iglesia en salida’ que sepa "tomar la iniciativa sin miedo, salir al encuentro, buscar a los lejanos y llegar a los cruces de los caminos para invitar a los excluidos" (Evangelii Gaudium, n. 24).

 

 

✠ Jean-Marie Lovey

Obispo de Sion

[1] Papa Francisco, Homilía, Sacrofano, 15 de febrero de 2019.

[2] Mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado 2019.